Tomar la decisión de dejar de fumar: ¿porqué cuesta tanto?

Tomar la decisión de dejar de fumar: ¿porqué cuesta tanto?

El miedo a decidir dejar de fumarCierto es que decidimos dejar de fumar con cierta frecuencia, incluso desde los primeros años de adicción, pero la mayor parte de las veces son más buenas intenciones o deseos que intentos reales.

En realidad, la principal causa de que seamos incapaces de tomar una decisión seria de dejar de fumar es la misma que nos impide abandonar el tabaquismo, el miedo. En principio esta idea es un poco difícil de comprender pero esde vital importancia que la entiendas si quieres dejar de fumar algún día. En algún otro momento dedicaremos un post a este asunto para profundizar un poco más.

Dejar de fumar online con DFCC  Dejar de fumar GRATIS con DFCC

Por ahora imagina que estás en un pequeño pueblo de montaña y ha caído tal nevada que hace días que no entra ni sale nadie del pueblo, el pueblo está totalmente aislado. Estás fumando el último cigarrillo que te quedaba y te diriges al único bar del pueblo a comprar tabaco. Al ir hacia la máquina ves que está apagada y le preguntas al camarero el porqué. Este se limita a contestar “No queda tabaco“.

Aprende a romper con tu dependencia del tabaco aquí

¡No queda tabaco!, las palabras del camarero resuenan en tu cabeza como si la tuvieses dentro de una campana tañendo, miras perplejo al camarero, te tiemblan las piernas, empiezas a dudar, tu cabeza da mil vueltas por segundo analizando todas las posibilidades de encontrar tabaco. Apuras ansiosamente las pocas caladas que te quedan, quemas hasta el filtro. ¿Podrás pedirle a alguien?, ¿podrás ir al pueblo más cercano?, ¿abrirán pronto la carretera?.

Si lo analizas con detenimiento, en la situación descrita sientes sensaciones muy parecidas a cuando eras un niño y te quedabas en la oscuridad, es miedo, miedo a lo desconocido, miedo a no saber en qué dirección huir ni de qué huir, miedo a no poder vivir sin tabaco.

A lo largo de nuestra vida vamos haciendo sucesivos intentos de dejar de fumar con las consiguientes recaídas. Esto hace que aparezca otro miedo, el miedo al fracaso. Conforme vamos malogrando más y más intentos, el miedo al fracaso y la vergüenza de reconocer nuestros chascos hacen que progresivamente tendamos a dar menos publicidad a nuestros intentos, a guardarlos en silencio, así, si fracasamos, nadie se entera y no se menoscaba nuestro prestigio personal.

Por lo tanto hay dos miedos diferentes que nos dificultan tomar la decisión de dejar de fumar. Si somos conscientes de ello podremos sortearlos y afrontar un intento realmente serio y con buenas probabilidades de éxito.

Para el primer miedo, ese miedo irreflexivo e irracional a no poder vivir sin tabaco, podemos emplear técnicas de mentalización y buscar puntos de apoyo psicológicos que nos permitan soslayarlo. En este sentido hay dos técnicas muy sencillas que nos permitirán tomar una decisión en forma, pero en primer lugar hay reconocer que este miedo existe y saber que no lo podemos eliminar (solamente desaparecerá cuando llevemos tres o cuatro semanas sin fumar).

Tenemos que aprender a ver ese miedo como si no fuese nuestro, pensamos, “¡Mira!, ¡ahí está el miedo a no poder vivir sin tabaco!, esta es una de las situaciones que crea la adicción a la nicotina”. Y seguidamente actuamos de acuerdo con nuestras ideas racionales y meditadas.

La otra técnica, refuerzo de la anterior es ponernos tareas, programar nuestra actuación frente al tabaquismo, fijar objetivos y plazos. Una buena técnica sería alcanzar una decisión de dejar de fumar sólida para una fecha concreta e inaplazable.

Manual GRATIS: Un Día Feliz Sin Tabaco

Con relación al miedo al fracaso hay que pensar que el auténtico fracaso es no intentar dejar de fumar, no volver a fumar después de un tiempo. Tienes que recordar tus intentos y analizar lo positivo que en ellos hay. Todo intento, por fútil que fuese, tiene aspectos positivos que te pueden ayudar ahora. Cuando menos te demostraron que es posible estar algún tiempo sin fumar. El miedo al fracaso es una de las mayores trabas al progreso individual en todos los aspectos de la vida.

Por lo tanto ya lo sabes, quieras o no vas a sentir miedo, tan solo tienes que pasar de él como quien ve pasar un coche cualquiera por la calle. No dejes que te atenace.

Una vez más quiero mostrarte mi agradecimiento por leer estas líneas, espero que te sean de ayuda.

Luis Ángel Marqués.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Decisión de dejar de fumar, Técnicas para dejar de fumar, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s